Empresas en concurso de acreedores: cómo sobrevivir sin quedarse en el camino

Empresas en concurso de acreedores ficomsa

16 ene Empresas en concurso de acreedores: cómo sobrevivir sin quedarse en el camino

Para un empresario no existe nada menos deseable que entrar en concurso de acreedores. Según los datos del INE, en el año 2015 entraron en concurso de acreedores un total de 8.726 sociedades. Aunque por desgracia muchas de ellas terminarán liquidando sus activos, otras, aunque sea en menor medida, conseguirán salir a flote y continuar con su actividad después de renegociar con los acreedores y hacer un gran esfuerzo para superar la situación.

Es importante no olvidar que el objetivo del concurso de acreedores es sanear los negocios y buscar nuevas fórmulas de viabilidad. Esta modalidad mercantil puede servir para garantizar o posibilitar la continuidad de las empresas.

No hay que confundir el concurso de acreedores con la quiebra o la liquidación. Sin embargo, cuando se tiene la certeza de que la empresa es inviable, lo más práctico para todos es ir directamente a la liquidación y ahorrarse todo el proceso del concurso. Hay que tener en cuenta que una empresa se considerará viable no solo cuando pueda seguir desarrollando su actividad laboral y cubriendo gastos, sino también cuando esté en condiciones de satisfacer la deuda pendiente con sus acreedores. El concurso de acreedores no consiste en volver a empezar desde cero sino que primero hay que devolver el pasivo que se adeuda a los acreedores.

Cómo sobrevivir al concurso de acreedores

Poner a los trabajadores a favor de la empresa. Como es natural los empleados de la empresa sentirán el temor de perder sus puestos de trabajo cuando su empresa recurre al concurso de acreedores. Los trabajadores son uno de los principales activos de la empresa, esenciales para garantizar su continuidad. Es importante que ante la situación de concurso la dirección de la empresa informe a sus empleados de las medidas que se van a adoptar y los objetivos que se pretenden alcanzar durante la situación de crisis para crear un clima de tranquilidad entre la plantilla. Lo importante en estos momentos es evitar situaciones como por ejemplo, una huelga por parte de los trabajadores que complicaría aún más las cosas.

Claves para que el concurso llegue a buen término

  • Exponer la situación detalladamente en los informes de auditoría.
  • Máximo rigor en los libros de contabilidad, auditorías de las cuentas y depósito en el Registro Mercantil.
  • La contabilidad deberá ser lo más ajustada posible a la normativa con el objeto de enmendar los desequilibrios patrimoniales.
  • Evitar la doble contabilidad. La declaración de la totalidad de los ingresos ayudará a establecer la responsabilidad de las deudas.
  • Elaborar presupuestos de tesorería lo más fiel posible. De esta forma se conocerá de antemano el instante en el que la empresa se vuelva insolvente.
  • Asegurarse de que la documentación que se requiere para el concurso de acreedores sea precisa y no contenga imprecisiones de importancia.
  • No retrasar innecesariamente la presentación de la empresa al concurso de acreedores.
  • Colaborar al máximo con el Juzgado y con la Administración Concursal.

Para finalizar, no hay que olvidar que las empresas en concurso de acreedores no tienen por qué terminar echando el cierre ya que su objetivo es precisamente la continuidad del negocio aunque para ello sea necesario reestructurar la compañía por completo.

Ficomsa: Descuento de pagarés

¡Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on StumbleUponDigg thisShare on RedditEmail this to someone
Sin comentarios

Escribir un comentario