¿Cómo escapar del lastre económico de la morosidad?

morosidad

11 nov ¿Cómo escapar del lastre económico de la morosidad?

La morosidad es la principal causa de que pymes y autónomos tengan problemas de insolvencia en nuestro país. El retraso en los pagos es una práctica demasiado habitual, representando un lastre para la economía española y la actividad empresarial.

Se estima que la mitad de los empresarios deben enfrentarse a este problema con demoras de 85 días como promedio. Lo peor de todo es que debido a los retrasos e impagos, una de cada cuatro empresas debe echar el cierre.

La falta de liquidez hace que los empresarios no puedan mantener su actividad.

En España, casi la mitad de las pymes se ve afectada a causa de la morosidad. Una décima parte de ellas tiene el 10% de su facturación en riesgo de impago.

Lo más llamativo es que las grandes empresas son las que más alargan los plazos e infringen la Ley. En concreto, las empresas que forman parte del IBEX 35 han llegado a retrasar sus pagos en más de 187 días. Esto, traducido en cifras supone que casi 60.000 millones de euros no han sido pagados en tiempo y forma, con las consecuencias que ello supone.

Ante los impagos o la morosidad, la primera reacción de los empresarios es reclamar sus cobros por vía judicial o a empresas de recobro, una solución más económica que adentrarse en litigios, aunque menos efectiva que una sentencia en firme. Lo mejor para las pymes y autónomos sería recurrir al contrato escrito en el que se deje constancia de los tiempos y modos de pago para poder reclamar en caso necesario.

Sin embargo, existen soluciones preventivas, que permiten asegurar los pagos y por tanto, la liquidez de la empresa, sin necesidad de recurrir a la vía judicial o a otro tipo de soluciones alternativas que pueden acarrear efectos negativos.

Sin duda la opción más sensata, práctica y eficaz para evitar sufrir morosidad es recurrir a soluciones de financiación preventivas, que aseguren el cobro anticipado de las facturas. Es el caso del factoring sin recurso.

A través de este factoring, el empresario cede sus derechos de cobros a una entidad financiera. Ésta adelanta el dinero de las facturas pendientes a cambio de unos intereses. De esta forma la empresa se asegura el cobro íntegro de sus facturas sin necesidad de esperara a la fecha de vencimiento, al tiempo que elimina el riesgo de impago.

A pesar de este tipo de medidas preventivas como el anticipo de facturas, la ATA (Federación de Asociaciones del Trabajo Autónomo) prosigue con sus reclamaciones sobre la necesidad de una reglamentación en la que se establezcan sanciones para las empresas y entidades que no cumplan los plazos de pago establecidos por ley. Los empresarios reclaman un buzón de denuncias en el que inspectores de Hacienda se encarguen de valorar los diferentes casos de morosidad y proceder a las correspondientes sanciones.

Todo parece indicar, que de todas las medidas que se puedan poner en marcha, las que resultarían más efectivas serían las de carácter sancionador. Sin embargo, no parece que el Gobierno esté por la labor de emprender acciones contra los morosos. Las propias Administraciones Públicas son las que más incumplen los plazos a la hora de pagar.

¡Somos tu alternativa financiera!

FICOMSA: Descuento de pagarés

¡Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on StumbleUponDigg thisShare on RedditEmail this to someone
Sin comentarios

Escribir un comentario