El aumento de la morosidad afecta de manera negativa a las PYMES y autónomos

El aumento de la morosidad afecta de manera negativa a las PYMES y autónomos

13 ene El aumento de la morosidad afecta de manera negativa a las PYMES y autónomos

Durante el último año, el aumento de la morosidad entre empresas sufrió un repunte, según se desprende del último Boletín de Morosidad y Financiación de. La asociación de empresarios pide al Gobierno que desarrolle con urgencia una normativa legal para evitar que el tejido empresarial se deteriore aún más.

Las PYMES y autónomos, los grandes perjudicados por la morosidad

Aunque los últimos datos económicos parecen indicar una ligera mejoría, la situación de las empresas en nuestro país continúa muy deteriorada, sobre todo en lo que se refiere a PYMES y autónomos.

Uno de los aspectos que más perjudican a las pequeñas y medianas empresas en el incumplimiento grave y reiterado de los plazos de pago establecidos por ley. La falta de liquidez y la dificultad de acceder al crédito bancario les resta competitividad y aboca a muchas de ellas al cierre.

La morosidad en nuestro país es una lacra que, al amparo de una legislación laxa e insuficiente, deja en desamparo a las pequeñas empresas. En 2014, aunque el volumen total de compras a crédito entre las empresas descendió, aumentó sin embargo el volumen de créditos en situación de morosidad.

El crédito comercial en nuestro país se ha visto frenado principalmente por tres causas principales:

  • Disminución de las ventas.
  • Falta de confianza de los consumidores.
  • Ausencia de recursos financieros para poder vender sus mercancías a crédito.

Cuánto cuesta la morosidad a las empresas

Según los datos de la CEPYME, el aumento de la morosidad supuso casi 1,000 millones de euros para las PYMES. Aunque los plazos de pago y de cobro son de 60 días, en nuestro país, dichos plazos son ampliamente rebasados, situándose de media en unos 115 días. Algo inaceptable e inaudito, que nos sitúa en los puestos de cabeza entre los morosos de la UE.

Como paradoja, cabe destacar que las microempresas, con menor poder adquisitivo que las grandes, son sin embargo las que menos tiempo tardan en pagar (con una media de 6 días de demora). Por sectores, las empresas más morosas, con un promedio de 35 días, son las textiles y las que están relacionadas con el sector de la construcción.

Las dificultades financieras restan competitividad a las PYMES

La crisis económica ha provocado en nuestro país una masiva destrucción de empleo y se ha llevado por delante a un mayor número de empresas que en otros países de nuestro entorno. Esto se debe en buena medida a las dificultades que los pequeños empresarios tienen para acceder al crédito comercial o a la excesiva dependencia del sector de la construcción.

La baja productividad española también se debe en parte a que casi todo el tejido productivo español proviene de PYMES de pequeño tamaño y poca capacidad operativa.

El futuro está en el cambio del tejido productivo 

El futuro está en promover incentivos para la creación de empresas, favorecer la internacionalización empresarial, el sector de las nuevas tecnologías y los conocimientos, por lo que resulta imprescindible realizar un mayor gasto en I+D+I, y en el aumento de las exportaciones. Por eso sería bueno ofrecer apoyo financiero para que las PYMES puedan crecer hasta ser competitivas.

Ante la falta de financiación bancaria, el informe de la CEPYME recomienda con contundencia que se promuevan ayudas e instrumentos de financiación a  PYMES y autónomos alternativos a los bancos para que las empresas puedan alcanzar la recuperación financiera. De este modo, las entidades crediticias, como FICOMSA, pasan a ser imprescindibles para ayudar a empresas y autónomos.

FICOMSA: Descuento de pagarés

¡Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on StumbleUponDigg thisShare on RedditEmail this to someone
Tags:
Sin comentarios

Escribir un comentario