El IVA y las facturas impagadas

El IVA y las facturas impagadas

13 oct El IVA y las facturas impagadas

Por todos es conocida la importancia de tener al día con Hacienda las liquidaciones y las declaraciones de los impuestos, entre ellos: el Impuestos sobre el Valor Añadido o IVA. Autónomos y pymes tienen la obligación periódica de liquidar el IVA con Hacienda, lo que, en situaciones de falta de liquidez les puede llegar a ocasionar graves problemas financieros y de tirantez en su tesorería. Ante este tipo de situaciones es posible solicitar a Hacienda un aplazamiento o fraccionamiento de la deuda.

Pero, ¿qué pasa cuando las facturas no se han cobrado?; ¿existe también la obligación de ingresar en Hacienda el IVA? Se cobren o no las facturas, autónomos y pymes tienen la obligación de ingresar en Hacienda el IVA. Esta situación agrava considerablemente los problemas de financiación  que autónomos y pymes pudieran tener, ya que no sólo es que éstos dejen de percibir el precio de las facturas que resultan impagadas, sino que además deben asumir y anticipar a Hacienda las cantidades del IVA declaradas para así cumplir con todas sus obligaciones tributarias.

Conocedora de este problema, la Hacienda Pública ha creado un sistema de recuperación de IVA para facturas y créditos impagados que se encuentra regulado en el artículo 80, apartados cuatro y cinco de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido en su redacción dada por la Ley 16/2012, de 27 de diciembre, por la que se adoptan diversas medidas tributarias dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y al impulso de la actividad económica.

¿En qué consiste el sistema de recuperación de IVA en facturas impagadas que prevé la Hacienda?

De conformidad con la normativa aplicable, Hacienda permite que cuando existan facturas o créditos impagados que sean total o parcialmente incobrables pueda reducirse la base imponible del IVA. Para ello los créditos impagados deben cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Que haya transcurrido un año, o seis meses cuando se trate de pymes, desde el devengo del IVA repercutido sin que se haya obtenido el cobro de todo o parte del crédito impagado.
  2. Que esta circunstancia haya quedado reflejada en los libros de registro exigidos para el IVA.
  3. Que el destinatario de la operación actúe en la condición de empresario o profesional o que en caso de que el destinatario de la operación no actúe en la condición de empresario o profesional, la base imponible, IVA excluido, sea superior a 300 euros.
  4. Que el sujeto pasivo haya instado su cobro mediante reclamación judicial al deudor o por medio de requerimiento notarial al mismo.

Cumplidos los requisitos anteriores, la solicitud de la reducción de la base imponible del IVA debe presentarse en el plazo de los tres meses siguientes a la finalización del plazo de un año (o, en el caso de pymes, del plazo de seis meses) desde el momento del devengo de la operación. Presentada la solicitud, Hacienda verificará que se cumplen los requisitos para proceder a la reducción de la base imponible y resolverá sobre su procedencia.

Ficomsa, ayuda a empresas a solucionar sus problemas de liquidez, ofreciendo la financiación necesaria para que éstos puedan afrontar sin dificultades sus pagos a Hacienda.

Ficomsa: Descuento de pagarés      

¡Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on StumbleUponDigg thisShare on RedditEmail this to someone
Sin comentarios

Escribir un comentario