¿Qué es la suspensión de pagos?

Qué es la suspensión de pagos-ficomsa

21 nov ¿Qué es la suspensión de pagos?

Se denomina suspensión de pagos a la situación en la que un comerciante se declara incapaz de afrontar sus deudas de forma temporal.

La suspensión de pagos se produce cuando una empresa o comerciante declara de forma legal su imposibilidad transitoria de afrontar el pago de las deudas que ha contraído con sus acreedores.

¿Cuál es el objetivo de la suspensión de pagos?

Las empresas en suspensión de pagos tienen activos suficientes, aunque no liquidez suficiente para pagar sus deudas. Incluso puede darse el caso paradójico de que los activos sean mayores que las deudas pero resulte difícil o imposible convertirlos en dinero.

La finalidad de la suspensión de pagos es alcanzar un nuevo acuerdo legal entre el deudor y el acreedor. Este acuerdo consistirá en un nuevo plazo o en otras condiciones de pago diferentes.

Diferencia entre quiebra y suspensión de pagos

La diferencia fundamental entre quiebra y suspensión de pagos es que ésta última es una situación de carácter temporal mientras que la primera es definitiva.

Para declararse en suspensión de pagos es preciso acreditar la posibilidad de afrontar los pagos en el futuro, ya que de otro modo, habría que hacer la declaración de quiebra.

En la suspensión de pagos el empresario precisa de un mayor plazo de tiempo para cobrar sus deudas, o vender una parte de sus activos. En cualquier caso, al tratarse de una situación de falta de liquidez transitoria podrá mantener su actividad buscando una financiación alternativa que le permita obtener dicha liquidez.

Para las empresas es muy importante gestionar de forma adecuada tanto sus fuentes de financiación como sus flujos de gastos y cobros a fin de evitar que la cuenta de resultados de la empresa disminuya o se vacíe.

Las empresas deberían financiarse por capitales exigibles a corto plazo ya que el activo circulante de las mismas se puede convertir fácilmente en dinero líquido. De esta forma, al ir convirtiendo los activos en efectivo, se podrán ir afrontando las deudas.

Hay que tener presente, sin embargo, que la parte más estable del activo deberá ser financiada con productos financieros a largo plazo. Esta parte de financiación del activo circulante con capitales permanentes es lo que se llama fondo de rotación o maniobra. En el caso de que este parámetro fuese negativo, antes o después aparecerán los problemas de tesorería, ya que en este supuesto, las deudas a corto plazo que debería afrontar la empresa, serían mayores que sus cobros.

Esta situación podría llevar a la suspensión de pagos. Para evitarla habría que tomar una de estas dos opciones:

  • Refinanciar los préstamos a corto plazo recurriendo a soluciones de financiación como el factoring, el confirming el anticipo de facturas, etc.
  • Dinamizar el flujo de cobros y pagos para que aumente el activo circulante de la empresa.

¿Problemas de liquidez? En Ficomsa encontrarás soluciones de financiación para empresas.

¡Somos tu alternativa financiera!

FICOMSA: Descuento de pagarés

 

¡Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on StumbleUponDigg thisShare on RedditEmail this to someone
Sin comentarios

Escribir un comentario