¿Qué gastos no son deducibles del impuesto de sociedades?

¿Qué gastos no son deducibles del impuesto de sociedades?

23 may ¿Qué gastos no son deducibles del impuesto de sociedades?

Entre los gastos que habitualmente tienen las empresas y que se incluyen en sus contabilidades hay algunos que por sus características no se pueden deducir en el impuesto de sociedades. La Agencia Tributaria pone especial atención en estas partidas, ya que aunque pueden estar justificadas como gastos reales y formar parte de la renta de la sociedad, se excluyen de esa declaración.

A través de nuestros servicios financierosFicomsa te ayuda a analizar los gastos que no pueden deducirse. Su valoración puede afectar, en un momento dado, a las propias finanzas de la empresa así como a su situación financiera y económica. Hay que recordar que la fiscalidad del Estado en el ámbito de la actividad económica se basa, de forma directa, en el Impuesto sobre Sociedades. Un mal ajuste de estas cantidades puede afectar, en algunas ocasiones, a la situación financiera y a la propia liquidez de las empresas.

La Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto de Sociedades, establece una serie de campos que no son deducibles. Vamos a reflejarlos de forma pormenorizada:

  • La retribución de los fondos propios. Entre estas partidas se incluyen los dividendos derivados de los resultados económicos de un balance anual, las primas de asistencia a juntas o reuniones del consejo de administración, la distribución de reservas o los bonos de disfrute con cargo a la empresa.
  • Los ingresos que provienen de la propia contabilización del Impuesto de Sociedades.
  • Las multas y otras sanciones que ha sufrido la empresa por las vías administrativa y penal. Entre ellas se encuentran los recargos por apremio o presentación fuera de plazo de las declaraciones. Por el contrario, son deducibles los intereses de demora.
  • Los gastos ocasionados por relaciones públicas con proveedores y clientes, o aquellos gastos que de acuerdo a los usos y costumbres establecidas se lleven a cabo en relación al propio personal de la empresa.
  • Las dotaciones para provisiones o fondos internos destinados a la cobertura de contingencias como fondos y planes de pensiones.
  • Los gastos derivados de operaciones efectuadas con personas físicas o jurídicas residentes en paraísos fiscales.
  • Los gastos financieros relacionados con deudas con otras entidades del mismo grupo empresarial.
  • Los gastos financieros vinculados a la adquisición de participaciones en el capital o de fondos propios de cualquier tipo de entidades.
  • Los gastos que excedan del millón de euros relacionados con indemnizaciones a personal de la empresa. No serán deducibles aunque se abonen en diferentes períodos impositivos.
  • No son deducibles las pérdidas económicas relacionadas con la reducción de los valores de la participación en el capital o en los fondos propios de las entidades.
  • Tampoco se pueden incluir las rentas negativas de establecimiento permanente obtenidas en el extranjero.

En definitiva, la Ley establece que la naturaleza del gasto debe estar plenamente justificada y ser necesaria para la actividad. Ficomsa, entidad financiera especialista en servicios financieros como el factoring o el descuento de pagarés, a través de su oferta de asesoramiento corporativo integral, Corporate Finance, te ofrece sus servicios especializados en asesoría financiera.

¡Somos tu alternativa financiera!

Ficomsa: Descuento de pagarés

¡Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on StumbleUponDigg thisShare on RedditEmail this to someone
Sin comentarios

Escribir un comentario